[Entrevista] “Quien pertenezca a la Junta Central de Contadores debe ser independiente del Gobierno y de la Profesión”: Samuel Mantilla

Fuente: http://www.actualícese.com (2-09-2010) http://www.actualicese.com/actualidad/2010/09/02/entrevista-quien-pertenezca-a-la-junta-central-de-contadores-debe-ser-independiente-del-gobierno-y-de-la-profesion-samuel-mantilla/

Dialogamos con el Contador Público, especialista en Revisoría Fiscal y Auditoría Externa, sobre la polémica elección de un economista como Presidente de la Junta Central de Contadores. También de la búsqueda de la independencia por parte de este organismo y del CTCP, y del respeto que tiene que tener la profesión por la regulación de la información financiera que está en manos del Gobierno.

Samuel Mantilla se muestra crítico y con argumentos sólidos cuando toca temas sobre la Junta Central de Contadores y el Consejo Técnico de la Contaduría Pública. Piensa que los Contadores Públicos deben ser independientes y no pueden ni favorecer a los amigos ni atacar a los enemigos.

También afirma que la profesión “somos todos, no solamente un sector nacionalista”. Y quien quiera ser miembro de la JCC debe retirarse de su gremio, firma, actividad comercial y dedicarse única y exclusivamente a ella. La entrevista completa…

Hay que saber diferenciar entre el Gremio Contable y la Junta Central de Contadores…

La clave está en la independencia. La pelea que hay que dar es por la independencia del Revisor Fiscal frente a la administración, pero también frente a las superintendencias, la CGN y la DIAN; la de los gremios frente al gobierno (superintendencias, CGN, DIAN y JCC); y de la profesión frente a los administradores de las empresas.

Lo anterior implica tener objetivos comunes y estos tienen que ser los estándares internacionales. Mientras la profesión siga el juego de las normas, ganan los Abogados y pierden los Contadores.

La fortaleza en los países desarrollados y en las economías emergentes de la profesión está en la adopción y adherencia a los estándares internacionales. Esto implica que la vigilancia de la profesión tiene que ser independiente, no a cargo del gobierno ni de la profesión. Por eso quien hace parte de la JCC debe ser independiente del gobierno y de la profesión, no puede hablar a nombre de los gremios ni de las instancias de la profesión.

¿Cómo vota un Contador por un Juez que dentro de sus funciones tiene la de sancionarlo? Así está la profesión y hay que abrirle los ojos

El representante de los gremios, cuando llega a la JCC deja de ser representante de los gremios y pasa a ponerse la camiseta de la Junta Central de Contadores. Tiene que volverse independiente e imparcial. Tiene que seguir siendo alguien que salga de la profesión (no un economista, por ejemplo), pero debe dejar de actuar como gremio o como miembro de una firma.

Eso quedó claro en la Ley 1314 de 2009 con las inhabilidades que se le pide a los miembros de la JCC; lo cual está claro cuando se es representante de la profesión, pero no está igualmente claro cuando se es delegado del Gobierno.

A la profesión se le abrirán los ojos cuando quede claro que la profesión somos todos, no solamente un sector nacionalista de la profesión. También lo son las firmas y los que no están agremiados que, entre otras cosas, son las mayorías. Fedecop y la Confederación de Colegios hacen daño al decir que tienen las mayorías porque eso no es cierto.

También se le abrirán los ojos a la profesión cuando la JCC y el CTCP sean independientes; no como ha sido históricamente, para favorecer a los amigos y atacar a los enemigos.

La JCC con la aplicación de la ley 1314 del 2009 y del Decreto Reglamentario 1955 de Mayo de 2010 quedó en un Tribunal Disciplinario. ¿Quedó entonces sin las funciones que establecía el artículo 20 de la Ley 43 de 1990?

Claro que la Ley 43/90 ya no existe. No entiendo cómo el sector nacionalista sigue aferrado a que las cosas se tienen que hacer como dice la Ley 43. Hay una Ley nueva que es necesario implementarla.

La estrategia de la profesión debe ser acelerar el proceso de incorporación de los estándares internacionales, adopción, y realizar los cambios necesarios. No dejar que unos abogados, con otros intereses, sean los que desarrollen el asunto y redacten normas a la criolla que lo único que logran es ponernos a pelear más y enredar la pita para que no baile el trompo.

El Consejo Técnico sin las funciones de investigación y emisión de conceptos, con lo cual daba apoyo a la profesión, al parecer solo queda como Organismo de Normalización técnica de normas contables, de información financiera y de aseguramiento de la información; y la Junta solo como Tribunal Disciplinario

La Ley 1314 resolvió un viejo problema en Colombia, que el Presidente de la República no tenía funciones de regulación de la contabilidad, pero los ‘Ministros’ (Superintendentes, DIAN y CGN) sí.

Ahora la regulación de la información financiera (contabilidad y auditoría) es competencia del gobierno nacional y la profesión contable tiene que respetar eso: no son los contadores los que van a emitir las normas. La tarea de normalización técnica no es de segunda clase y no entiendo por qué los contadores hablan en sentido peyorativo al respecto.

Lo que pasa es que “para qué llover sobre mojado”’. A nivel internacional se reconoce que el emisor de los estándares es independiente (de los gobiernos, de la profesión…), por eso hay que adoptar los estándares ya emitidos (por IASB o por IAASB) y participar en el proceso para influir en los que sean emitidos en el futuro. Otras cosas son respetables pero inefectivas.

El “apoyo” a la profesión debe dárselo la profesión misma u otras entidades particulares. Los programas de contaduría tienen que llenar ese vacío, pero lo cierto es que no están produciendo nada. Desafortunadamente, muchos programas de contaduría escasamente enseñan normas (tributarias) y miedos (contra lo internacional). Otros se apoyan en Google, Wikipedia y actualicese, pero no desarrollan nada propio. La consecuencia es que el Contador sale con el título, pero está lleno de normas y miedos, vacío en información financiera.

Deben ser más un instrumento de “educación continuada” de la profesión y no de beligerancia que no conduce a ninguna parte.

Entonces todos los demás elementos de la profesión, ¿quién los analiza, resuelve y quién les presta apoyo?

La profesión en Colombia no es ni puede ser únicamente la JCC y el CTCP. Cada gremio tiene que fortalecerse y que el asunto deje de ser de “personalidades”. En el presente realmente no tenemos gremios sino unas personas, muy respetables, que tienen algunos seguidores, que los aplauden, y usan papel membreteado.

Pero membrecías activas no existen, excepto el INCP que tiene unos 500 contadores que medianamente pagan la cuota. No hay adherencia obligatoria a códigos de ética ni a estándares profesionales, cada uno hace lo que quiere.

Ojalá existieran varios gremios, fuertes, pero todo el mundo anda esperando que la ley obligue a la Colegiatura para que todo se solucione “mágicamente”.

Los programas de contaduría tienen que dedicarse a enseñar información financiera (contabilidad, auditoría independiente, auditoría interna, control interno) y mermarle el volumen a la discusión política. Los programas han ido perdiendo calidad (y posicionamiento al interior de las universidades) porque tienen que recibir clases de todo (derecho, economía, política, ideología, religión, marxismo, empresariado, etc., etc.) pero no son fuertes en información financiera. Siempre dependen de…

Se dice que se necesita una Junta Central privada con características de organismo gremial

Zapatero a tus zapatos. Ese ha sido el gran error histórico tanto de la JCC como de los gremios, confundir la supervisión y/o vigilancia con el trabajo gremial. Si los gremios contables colombianos quieren fortalecerse, tienen que mirar, relacionarse e imitar al AICPA (USA) o a ICAEW (UK), en lugar de nutrirse de ideas izquierdosas o bolivarianas.

Y si la JCC quiere que sea reconocida como tal, tiene que imitar los esquemas actuales de “supervisión pública e independiente” que se están desarrollando en el mundo: independientes del gobierno e independientes de la profesión (gremios o firmas o universidades). Quien quiera ser miembro de la JCC debe retirarse de su gremio/firma/actividad comercial y dedicarse única y exclusivamente a su oficio en la JCC.

Views: 483

Comment

You need to be a member of CReCER to add comments!

Join CReCER

Comment by Samuel Alberto Mantilla B. on September 7, 2010 at 8:21pm
David:
Sería interesante tener como una 'guia práctica' para aplicarla en AL. Entiendo que hay que diferenciar entre el contador en ejercicio profesional público (= auditor = independiente) y el contador en ejercicio profesional privado (= negocios = lealtad para con el cliente). Pero yo hablo acá sobre el tema y me caen 'rayos y centellas'. Saludos
Comment by David on September 7, 2010 at 4:33pm
Me parece muy interesante Samuel, como comentabamos la independencia del contador es un un tema que parece estar cada día más en boca de todos, y urgen reformas en este campo.David

TRANSLATOR

Members

© 2014   Created by CrecerAmericas.

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service